sábado, 28 de marzo de 2015

sábado, 7 de febrero de 2015

Botando

Estoy sola en la playa.
Es día sábado... Y en vez de refrescarme junto al mar, prefiero tumbarme bajo el sol en el patio de la casa... Trato de leer algo, pero no estoy lo suficientemente concentrada... pienso en ti y la incertidumbre me abraza. Quiero que seas solo para mí. Es mucho pedir? Quiero sentirme única, segura, amada, respetada y sobre todo no sentirme tonta... Todo eso quiero sentirlo sólo contigo. Me he vuelto una melancólica. Amante de las cursilerías baratas, de las tristes canciones de Sabina y de Filio, de los atardeceres en compañía de mi misma (me encantaría estar contigo cuando los deleito... Te imagino conmigo siempre. Pienso invitarte en invierno, pero presiento resonante tu voz dándome excusas.) Amante de estar todos los días en pijama en la terraza, tomar tecito y fumar. Es tan rico tener este espacio de vez en cuando. Me pierdo si te pierdo. Me matarías tan joven? (sin manipular, claro...) pienso que inspiro algo de lastima. Y me siento rara... Rara de extrañarte tanto. Rara de no poder demostrarte lo que siento... Al mismo tiempo siento rabia de andar en esta onda tan mierda que es la melancolía y la soledad. (De sentirme reprimida por donde se vea) La soledad sobre todo, eso me temo. Tengo miedo de considerar quedarme completamente sola. Sola, con diez gatos y unos cuantos cd's de Arjona. A los veinte... (Una miseria de años y de cantante...)

Valentina Parada Díaz.

domingo, 1 de febrero de 2015

Necesito mucho sentirme abrazada...
Me olvido del hoy, hasta mañana.
Bye
Dirían todos
Bonitas lunas, diría yo...

Tristeza enferma

Era (o es) una especie de enfermedad triste, de tristeza enferma (muy enferma), en la que llega un momento en que ya no puedes sentirte peor. Creo que sabes lo que quiero decir. Creo que todo el mundo siente eso de vez en cuando. Pero yo lo he sentido muy a menudo últimamente, demasiado a menudo diría yo...

Digamos bien.

Hay días que ni siquiera son oscuros... días en que pierdo el rastro de mi pena y resuelvo las palabras cruzadas con una rabia hecha para otra ocasión, digamos, por ejemplo, para noches de insomnio 

La Chavelita me canta...

En este mundo nadie es indispensable, tu puedes ser feliz sin mi y yo sin ti. 

No sé

No sé cómo hablar sobre mi molestia o pena, sin tener que llorar... He tratado de que no sea así y no lo consigo... Al final, nunca boto lo que quiero botar y quedo igual que antes. 
Lo complejo de ser mujer...
Lo complejo de ser mimada...
Es bueno escribir para uno desahogarse... El problema es que esto es público... Y tomar el lápiz, sinceramente, ya me esta resultando latoso... Voy mal, lo sé.
"Todo lo que nace de la inseguridad, nace muerto..." Lo leí o lo escuché (o lo dije), no lo recuerdo... 

jueves, 29 de enero de 2015

Bendita sea la boca que da besos y no traga monedas... 

 

                   
                  (En mil pedazos)

Si uniera tus lunares, más de alguna constelación crearía... 

miércoles, 28 de enero de 2015

Zambra

Leí una frase en un libro muy buena, frase que ni siquiera es frase... más bien es una acotación. La acotación dice más o menos así: "Borrar y ser borrado, de eso se trata la vida"
Me gusto, pero me anduve asustando un poco...

De...

De ti, de mi
De tu olor, del mio
De tu corbata, de mis jeans rajados
De mi gordura, de tu flaqueza
De tus hojas, de mis pinturas 
De tu voz, de mi silencio
De tu trabajo, de mis cuadros al óleo 
De tu sonrisa, de tu mirada
De tu belleza, de tus abrazos
(Joder)
De mis pies chuecos, de los tuyos
De tu pelo corto, de mi pelo frondoso
De los sueños que alguna vez tuvimos
De los tuyos, de mi (tan maldecida soñadora)
De mi tardía muerte, de tu constante confirmación de muerte
De mi paz, de tu temblor
De tu paz, de mi temblor
De tu orden, de mi desorden
De tu olvido, tu perdón y pena
De mi rabia, de tu rabia, de mi rabia
De tus viajes, del alejamiento
De como me aleje (en silencio)
De tu inteligencia (envidiable para mi)
De tu mutismo y del mío
De mis ismos y de mi extraña adultez
De tu adultez correspondida
De tu mentira, de mi verdad
De volantina
De tu ceguera, de mis ojos
De mi culpa, de tu verdad
De tus arrugas y de la mía en la frente
De mi muerte, de tu muerte
Son cosas que no se me olvidan...

Te quiero...

Te quiero para mirar las estrellas... pero para mirarlas bien cínicamente, acompañados, uno al lado del otro... Y que entre fingir y abrazarnos, pienses en mí, en como terminar la noche (privilegio ese el de tenerte). De esta forma, sentirnos en armonía con este desorden mundanal, tú y yo, en ese orden... tú y yo, suena bonito...


lunes, 11 de agosto de 2014

Rodrigo Zen

"Con un vaso y un peta en mi mano
sin saber que decir te observo
casi tocándonos.
 Sonriendo, miro como apagas tu cigarro
y tu pelo desplazarse en tu cuello
te vuelvo a mirar toda en silencio
y me sirve tu rostro de luna
y tus manos son dos soles
que en algún minuto dejaron de ser manos."

martes, 29 de julio de 2014

CONTICINIO.

Noche, silencio... el momento ideal.
No es una hora específica, sino un momento, un segundo de solaz cuando todo espera, cuando uno está consigo mismo.
Ya no hay conticinio en la ciudad, pero afortunadamente sí en el campo.
Vivo acá con mi melancolía y mi bohemia, esa hora mágica de duendes y secretos, hora que disfruto con misterio y regocijo.